Muchas personas, una vez que escuchan la palabra BDSM, lo perfectamente asocian con el sadismo